Artistas

Conóce a los artistas invitados

Fue hace ya más de 20 años cuando Sidonie se dio a conocer al gran público tras la sorpresa que supuso su primer EP Dragonfly (Bip Bip ’00), en el que ya primaba el sonido psicodélico que les hizo un hueco en el panorama musical de la época hasta convertirse en inconfundible. El éxito de su segundo disco homónimo, Sidonie (Bip Bip 2001), los llevó a firmar sus próximos discos con Sony Music y en 2005 dieron el salto al castellano, lo que les hizo crecer aún más y convertirse en uno de los indispensables de los carteles de todos los festivales, portadas o los sold out de todas las salas..

La personalidad única e irrepetible de Sidonie ha supuesto sin ningún género de duda un nuevo soplo de aire fresco en la industria discográfica y además ha actuado como revulsivo, encontrándose ahora en un estatus poco común como banda, en el que tras más de una década en los escenarios, conservan su identidad y un público de todos los estilos y edades. Tras el exitoso fin de gira de su último disco, El Peor Grupo del Mundo (Sony Music, 2017) y la celebración de su 20 aniversaro, Sidonie acaban de editar El Regreso de Abba (Sony Music, 2020), su noveno disco, que comparte título, portada, historia y personajes con la primera novela de Marc Ros, vocalista del grupo.

Tan cerca del palmeo flamenco centenario como de los ritmos urbanos surgidos en los últimos diez años, tan próximos a las seguiriyas y los martinetes como al R&B y el dancehall. Los autores de esta fusión irresistible se llaman Nita y Ale Costa: ellos son Fuel Fandango.
Fuel Fandango se escribe con ‘F’ de folklore, de flamenco y de fusión. ‘FF’ también son las siglas de fast forward, el botón para rebobinar la música hacia delante. Y parece que eso es precisamente lo que está haciendo el grupo: empujar la música tradicional hacia un horizonte futuro mucho más lejano.
Fuel Fandango ha hecho que el concepto ‘folklore de vanguardia‘ tenga sentido. Y con canciones como Despertaré y Huracán de Flores, el dúo canario-andaluz ha dado un golpe sobre la mesa.

El cuarteto valenciano La Habitación Roja fue formado en 1994 por Jorge Martí (voz y guitarras) y José Marco (Batería). Pau Roca (Guitarras) se unió poco después de que la primera maqueta fuera editada (marzo de 1995), y desde 2001, cuentan con Marc Greenwood (Bajo) como cuarto componente.
Su carrera es fiel reflejo de su pasión por las canciones pop atemporales y está jalonada de auténticos himnos que han tocado la fibra de varias generaciones. Pop rock de amplias y generosas miras, construido y practicado con una mezcla de entusiasmo y profesionalidad que los hace únicos, por singulares y por longevos.

La Habitación Roja es una de las bandas más destacadas del indie pop español de mediados de los noventa en adelante. Sus emotivas canciones, inspiradas en bandas como The Smiths o The Cure y coronadas con estribillos perfectos, les permitieron transcender el ámbito independiente y acceder a una audiencia masiva.
Contempopranea y La Habitación Roja siempre han ido de la mano, celebrando aniversarios juntos. De no haber sido por la pandemia, en el 2020 hubiéramos celebrado el 25 aniversario del festival y de la banda Valenciana

El Buen Hijo es una banda de pop fundada en el año 2016, por el ExtremeñoMarco Frias, en Madrid. Con su primer trabajo, el EP “Los cinco temitas de El Buen Hijo”, empiezan a hacerse conocidos dentro del circuito más independiente, y algunas de sus canciones adquiere cierto estatus tras aparecer un par de ellas en la serie Paquita Salas. Sin embargo, no es hasta 2018 cuando publican dos temas más, no muy distantes en sonido e intención al primer EP: “La fatalidad de las cosas” y “Walasse Ting”.

Pero el verdadero salto no llega hasta el año 2020 donde ya, con la formación actual – Marco, Alicia, Cham, Miquel y Daniel– presentan dos singles que marcarán la diferencia: “Aunque Pene” y “Río de Janeiro”. Con estas dos canciones se comienza a intuir el nuevo sonido de la banda y llega la confirmación de uno de los grupos más frescos de su generación. Ahora, en 2021 han publicado su primer disco de larga duración, grabado en el estudio de La Mina Raúl Pérez, y que llevará como título esta percutida repetición: PAN PAN PAN. Un álbum mucho más enérgico que sus anteriores trabajos, en el que se suceden once canciones que son curiosas historias de amor, amistad y desgana. Todas ellas vibrando al ritmo de baterías poderosas, guitarras distorsionadas, letras increíbles, coros vibrantes y texturas de sonido para firmar un LP que recuerda a bandas de hace décadas y que a su vez logra el brillo del pop más actual.

Fônal es un dúo cacereño cuyas inquietudes musicales suelen derivar hacia la electrónica, el hip-hop y el pop hedonista con un trasfondo mucho más peliagudo. En su segundo disco largo ”Martilandrán” incluyen canciones basadas en su idiosincrasia y se rodean de múltiples colaboradores para homenajear a su tierra y su cultura a su manera, que no deja de ser cautivadora.

Fônal lo forman, Inma González, Alfonso Burdalo y Miguel Ángel Gragera.

Salidos de las fraguas de San Vicente de Alcántara, tras varias formaciones seminales, nace “Paradise Key”, un grupo de rock Alternativo de influencias que van desde el rock británico al metal, pasando por las teclas de la electrónica. Una brisa fresca, suave y demoledora, que te acaricia la cara y golpea el pecho. Su primer EP, “The Electro-happy Show”, recibió una grata acogida, actuando en varias salas y festivales junto a conocidos grupos nacionales e internacionales, apostando por un estilo fresco y afianzándose en el panorama alternativo.
Gracias a su condición de finalista en los concursos “Suena Extremadura 2012 y 2013”, y al triunfo en “EISV Music 2013” en Vigo, vio la luz el último trabajo “Party Logistics”, realizado en los estudios de grabación SOIART en Barcelona

Con un sonido basado en el género americana, Rui Díaz & La Banda Imposible caminan entre las raíces del folk y el blues hasta llegar a un country-rock de arreglos preciosistas con un amplio abanico de instrumentos. La banda se gesta en Badajoz, por lo que no es extraño entonces que sus canciones narren historias de fronteras: físicas y musicales.
Embarcados en la grabación de su próximo disco, La balada del leñador, Rui Díaz y su banda siguen apostando en su trabajo por un sonido original, transfronterizo, más oscuro que en LPs anteriores, pero con el mismo peso de gran calado en sus letras (no en vano Rui Díaz es también escritor; premio Felipe Trigo, premio FATEX).
Han tocado en festivales como WOMAD o ParqueSonoro y próximamente en la edición 2021 de Contempopranea. Han sido finalistas de los premios PopEye a mejor artista extremeño y ganadores del concurso Interferencias como mejor grupo extremeño en el año 2017. También han sido semifinalistas en la edición número 29 del concurso pop-rock Villa de Bilbao, seleccionados entre casi 500 bandas.

Entre la canción popular y la electrónica, la música de Ruiseñora habla de heridas, de raíces, de patios extremeños, de festivales que bien podrían ser verbenas, de enigmas ocultos en doblaos y de lo difícil que es ponerse de pie después de que la vida te ponga la zancadilla.
Ruiseñora hacen copla, pero no; hacen electrónica pero tampoco. Tenía que haber un espacio de confluencia, un punto ciego que encontrase visibilidad a la hora de mezclar saetas y psicodelia, copla y electrónica,refranero popular y lenguaje maquinero: neotonadillerismo en estado puro.
Atilio González, compositor y productor, articula un sonido que nos invita a pensar en conceptos como los de psicodelia popular o electrónica tradicionalista, mientras Elia Maqueda escribe y canta las letras que nos teletransportan a la copla tradicional de principios del siglo XX pero con una mirada absolutamente atemporal y penetrante, evocadora y empoderada, cósmica y alegórica.

Cantautor extremeño que se mueve con soltura por los sonidos del rock, pop, blues, soul, etc. Derrocha en sus canciones ilusión, calidad y emociones. A través de un estilo muy personal y de marcado toque íntimo en el que otorga mucha importancia a sus letras. Se convierte en un improvisado retratista de la realidad de una nueva generación.
Sergio presenta su nuevo disco “Tengo que decírtelo»